La narración del Boca-River apta para los cardíacos