La narración argentina más épica y viral de un simple desayuno