Un nadador español guarda un minuto de silencio mientras sus rivales compiten