¿Motivación o mal augurio? Un mural de Cristiano, frente al hotel de España en Kazan