¡Paradón de Barovero! ¡Minagawa mete el miedo en el cuerpo a River Plate!