El salto del espontáneo de Son Moix tiene la primera consecuencia: 301 euros de multa para el Mallorca