Las fotógrafas no pudieron trabajar en el primer día en 40 años que una mujer iraní pudo acceder al estadio