Mucha posesión y poca diversión: el Barça de Setién naufraga en el juego ante el Nápoles