El movimiento de la RFEF que indignó al sevillismo y hace que el Barcelona pueda alinear a sus jugadores extracomunitarios