Si la vida es una carrera, Cheste 2015 es la carrera del siglo