La cara más tierna de Lorenzo: los bailes con su hermana en el salón casa