Márquez regresa al lugar del crimen ante un Quartararo que amenaza con abrir brecha en el Mundial