La familia Nieto, "destrozada" pero con la "con la cabeza muy alta"