Márquez quiere terminar en paz su semana más dura en MotoGP