Las consecuencias de la resaca de Sepang: todos los pilotos bajo vigilancia en Cheste