Cervera, el pueblo de Márquez, celebró por todo lo alto la derrota de Valentino Rossi