Márquez se gana el respeto de los grandes y aún tiene mucha historia que escribir