El equipo de Barberá vuelve a apuntar al piloto como sospechoso de la desaparición de su moto