La rueda de prensa más incómoda de Verstappen y Hamilton: ni se miran, ni se hablan