Un problema eléctrico en el Mercedes impide a Hamilton rodar hasta la próxima semana