El exingeniero jefe de Ferrari cree que ahora son "un grupo de personas asustadas"