Opinión

Esteban Ocon aprendió la lección en Zandvoort: no menospreciar públicamente a Fernando Alonso