El análisis de los test de Baréin: menos diferencias, un Ferrari más competitivo y sensaciones positivas con Alonso