Wolff: "Nico lo tiene en sus manos"