Mercedes marca el ritmo, Red Bull y Ferrari lo dejan para la segunda tanda