Hamilton empieza mandando y sonríe ante la cercanía de Ferrari y Red Bull