Los mecánicos de Alonso no se creían el podio: cruzaban los dedos para que no pasara nada

Los mecánicos de Alonso no se creían el podio: cruzaban los dedos para que no pasara nada