El plan para aislar a Rossi: no hablará con la prensa y se centrará en la carrera