Jorge Lorenzo muestra su lado más happy a unas horas de jugarse el Mundial