España prueba con orgullo el sabor de la plata