Fernando Alonso, al calor del motor de su McLaren Honda en Brasil