Los motivos por los que el Barcelona quiere llevarse la Copa del Rey