El motivo por el que la UEFA no sanciona a Ramos: nunca pisó el césped del Bernabéu