El primer partido de Morata con el Atlético: más ilusión y trabajo que efectividad