El momento más especial del España-Serbia en la grada: una pedida de mano a lo grande