En el peor momento, el mejor Zidane: claro, convincente y convencido de sus palabras