Tres de las cuatro veladas fueron decididas por los jueces