Sacar la metralleta, la misión de Deulofeu