La mirada ‘asesina’ de Ramos después de que Morata le tirase un caño