El milagro de Egipto para entrar en el Mundial que hizo levantarse a algunos discapacitados físicos