El miedo fue quien retuvo a los aficionados en el Stade de France