Michel Teló, la música del fútbol