El ascenso meteórico de Munir: en 53 días ha pasado de la cantera del Barça a la Selección