Messi, Piqué y Luis Suárez querían ‘aplazar’ 40 millones en sus contratos para la llegada de Neymar el pasado verano