Messi y Griezmann siguen sin entender: desconexión en el campo evidente