Pablo Machín, entrenador del Girona, habla la dependencia de Cristiano y Messi en Real Madrid y Barcelona