El Barcelona usa la megafonía del Camp Nou para posicionarse políticamente en Cataluña