Messi lo sabía: de la necesidad de la llegada de Neymar a la falta de un delantero en el Barcelona