De la timidez de Thiago a las pillerías de Mateo: Los Messi recogieron su sexta bota de oro