Marcelino se rompió el pantalón en la euforia de la celebración de uno de los goles ante el Betis